Bélgica cierra la mejor participación de su historia en un Mundial

- Por

Es el partido que nadie quiere jugar pero todos quieren llegar. Qué irónico. Jugarlo significa el fracaso de la antesala con el sentimiento de ser vitrina en el mundo. Bélgica derrotó a Inglaterra (otra vez) 2 a 0 en el partido por el Tercer Lugar. Un juego que para muchos, deberían de erradicarlo. Sin embargo, existe la vergüenza deportiva y ante todo, se debe ejecutar al menos, como un simple premio de consolación.

Lo hizo en la fase de grupos 1 a 0 para terminar con marca perfecta y esta vez en San Petersburgo, los belgas trataron de salir airosos de esta fase que alguna vez en México 1986 jugaron pero terminaron cuartos. Por lo mismo, desde el inicio y a pesar de la decepción sufrida en la semifinal ante Francia, los de Roberto Martínez salieron a comerse al rival.

Hazard y Meunier marcaron para los Diablos.

Bélgica logra por primera vez conseguir el Tercer Puesto de una Copa del Mundo. Source: CNN.

Rindió frutos la agresividad pues apenas a los 3 minutos, con un equipo inglés desconcertado, Thomas Meunier finalizó una jugada extraordinaria dentro del área, en la que el guardameta Jordan Pickford no pudo hacer nada. Con el 1 a 0 a cuestas, los ingleses no tuvieron capacidad de reacción y relativamente apagados por el golpe croata un partido antes. Pero pareciera que poco le interesaba al equipo de Southgate, pues Bélgica siempre tuvo la iniciativa y batuta del juego.

Y cuando trataban de hacerlo, se topaban con la muralla de Courtouis que desplazó a Ochoa como el arquero con más atajadas en Rusia 2018. Harry Kane volvió a no estar fino y no pudo asegurar la Bota de Oro que salvo una actuación histórica en la final de Griezmann o Mbappé, será el nuevo Rey del Gol.

La tónica del partido no cambió mucho para la segunda mitad. Un desanimado Inglaterra se defendía con más depresión que en la primera parte y esto lo aprovechó bien los Diablos Rojos que a poco del final, a ocho minutos de la finalización, Kevin de Bruyne le puso un grandioso pase filtrado a Eden Hazard, quien se perfiló dentro del área, para definir fuerte y abajo al primer poste.

De esta forma, Bélgica consigue el tan ansiado tercer puesto para cerrar con broche de bronce (literal) y de oro (metafórico) un Mundial que si bien llegaron para ganarlo, no estuvieron tan lejos de hacerlo sobre todo con una generación dotada de talento y bien dirigidos. Inglaterra nunca ha podido salir avante en un partido por el tercer puesto aunque para los belgas representa mucho más el logro.