Francia, primer finalista en Rusia 2018

- Por

Vaya que nos frotamos las manos durante el previo, en el juego y posterior a este. Francia vs Bélgica en 2018 representa un choque de altísimo voltaje que además no nos decepcionó. Sí que queríamos goles, a borbotones, pero apenas el 1 a 0 de los galos, les alcanzó para meterse a la final de Rusia 2018. Una nueva final. Otra más para Deschamps, otra más para Les Blues.

Apenas hace un par de años los vimos jugando en su propia casa una de Eurocopa, ahora lo hacen en un Mundial. Confirman que desde el desastre del 2010, no han hecho más que trabajar bien y aspirar a lo más alto, de nuevo. Ya son 3 finales en las pasadas 6 Copas del Mundo. 

Bélgica fue un hueso durísimo de roer. Eso lo sabían los franceses. Estaban en igualdad de condiciones en talento. De hecho, los belgas no perdían desde hace 2 años. Por eso, el golpe fue más duro. Sobrado de estrellas, los Diablos Rojos repitieron la formula con la que batieron a Brasil; el mismo tridente de Lukaku, Hazard y De Bruyne que junto a Chadli y Fellaini inquietaron al arco de Lloris.

El tema es que los azules también tienen calidad con Griezmann y la sensación Mbappé que pareciera tiene un largo recorrido en las canchas… y solo tiene 18 años. Los primeros 45′ fueron de estudio con ciertos “volados” que no estremecieron las aguas de ningún lado. Cierto, fue ida y vuelta con tintes de juegazo que con el pasar del tiempo, se fue transformando a precaución de no errar.

Samuel Umtiti hizo el solitario gol con el que Francia clasificó a la final de Rusia 2018. Source: CNN.

Pero fue apenas inició la parte complementaria cuando tras un córner, el defensor del Barcelona Umtiti se elevó para ganar a Fellaini el salto y anticiparse para el 1 a 0. Aunque la ventaja ya estaba de su lado, quedaba mucho partido. Y con los letales belgas adelante, nada se puede dar por sentado. Precisamente el ataque lo comandó Hazard que una y otra vez intentó desbordar y servir para Lukaku que siempre estuvo bien cubierto. 

Francia se dedicó a esperar y tratar de matar al contragolpe pero siempre se toparon con un genial Cortouis que detuvo cuanto pudo. Caso similar con Lloris que de no ser por él, la historia sería otra. En ese incesante ataque belga, tomó formas de desesperación que os franceses se dieron cuenta y comenzaron a jugar con la misma. A tratar de que el rival perdiera la cabeza. Y lo lograron. Fallaron una y otra vez, pero Francia no pudo sentenciar ni a la contra.

Suficiente con el gol para instalarse una vez más en una final. Quieren un segundo título. El conseguido en 1998 en Francia y con su actual técnico en la cancha.